El concepto tradicional de técnicas de estudio ha evolucionado hacia un modelo más centrado en la persona, que facilite el desarrollo y mejora educativa en nuestros hijos/as.

Si pensamos en nuestros hijos/as  desde la individualidad de cada uno, ¿por qué pensamos en facilitar su desarrollo educativo, basándonos en una serie de reglas universales sobre cómo estudiar? ¿Dónde está cada uno de nuestros hijos/as frente a un diseño para “todos los niños”?

Porque nuestro trabajo como padres no es ser los mejores padres, es ser los padres que nuestros hijos/as necesitan: alguien que les quiera y les facilite llegar a ser  ellos mismos.

tecnicas de estudio
Nuestro trabajo como padres no es ser los mejores padres, es ser los padres que nuestros hijos/as necesitan.

Las tradicionales técnicas de estudio se  han enriquecido, dejando paso a una formación más integradora, que trabaja desde la inteligencia emocional y el desarrollo de las inteligencias múltiples, para favorecer en nuestros hijos:

  • El conocimiento de uno mismo: intereses, potencialidades, expectativas….
  • La curiosidad y autoconfianza para explorar opciones y oportunidades.
  • La automotivación, el querer estudiar  aunque suponga un esfuerzo.
  • El conocimiento de herramientas que apoyen ese estudio (las tradicionales técnicas de estudio), adaptadas a cada situación.
  • El desarrollo de habilidades y capacidades: preparar cuerpo y mente.
  • La gestión emocional: que sus emociones les echen una mano para superar momentos de frustración, de tensión… que seguro tendrán.
  • El fomento de la autonomía en el estudio, que asuman responsabilidades y aprendan a solucionar problemas, día a día.
  • La generación de hábitos, el entrenamiento en el desarrollo real y proactivo de los puntos vistos con anterioridad.

Como padres  nos queda apoyarles y facilitarles los recursos para que puedan empezar, como siempre, paso a paso y avanzando sin desánimo. Con autonomía pero sin miedo a pedir apoyo. Porque nuestro trabajo como padres no es ser los mejores padres, es ser los padres que nuestros hijos/as necesitan: alguien que les quiera y les facilite llegar a ser  ellos mismos.

¿Te ayudamos a conseguirlo?